Es cierto que contratar un buen fotógrafo es fundamental para que sepa captar nuestra esencia y retratarnos  tal y cómo somos . Muchas veces se aconseja realizar una sesión preboda para conocer al fotógrafo, ganar confianza y perder la timidez frente a la cámara. Nuestra relación será mucho más familiar y nos sentiremos  más cómodos.

Lo normal es que no estés posando todas las horas que dure tu boda. Esto también tiene su encanto, porque conseguirás las fotos más espontáneas y naturales de la celebración. Abrazos, miradas, besos, sonrisas, complicidad,… ¡todo aquello que nace de uno mismo! Como los first look que están tan de moda, que recogen el emocionante momento cuando los novios se ven por primera vez en la boda.